Volver

 

¿La biblioteca  atrapa, atrae, incluye a los lectores…?

                Habría varias respuestas a este interrogante y es así porque los bibliotecarios  que llevan a dar una respuesta inmediata a la búsqueda de un dato, información, etc., dirían  un SI!!!, pero en algunos casos agregaríamos si una biblioteca inserta en una institución educativa, es considerada por ésta, como un “recurso potente” para el desarrollo del proyecto institucional.( ver en este sitio: Proyecto Nº8).

Delinear estrategias para actualizar la utilidad de una biblioteca para el que accede  a consultar, nos lleva a considerar que sucede en el tema, como  se considera su inclusión en la educación y desde que parámetros, inclusión digital e informacional, conlleva hacia una inclusión social.

         La inclusión digital , tema ya tratado en este sitio, es más que un concepto actual, moderno. Encierra en su nombre como factor principal a todas las personas que constituyen una sociedad llamada” sociedad de la Información”,  entonces la inclusión debería llegar a todos, más aun  aquellos con mayor dificultad para acceder a la información  y por supuesto a las tecnologías de la comunicación.

       Enfoques diferentes para su tratamiento, en algunos lugares los objetivos se orientan a incluir a personas mayores, o grupos a los que se deben dar posibilidades accesibles ya porque suponen discapacidades físicas, psíquicas o sensoriales.

         En otros lo propósitos fijan programas  colectivos en riesgos de exclusión social o marginales.

       Para ello estimular y profundizar la alfabetización en información, una educación en competencias digitales que incluyan competencias en información, competencias lectoras es decir buscar la información, entenderla, comunicarla, (saber interpretar  por medio de la lectura) evaluar esa información.

    Propuestas de actividades que el bibliotecario, el docente, si se tratara de una biblioteca escolar, deberían planificar su proceso y desarrollo,  individual y grupal posibilitando relaciones en la sociedad, productivas y culturales. Un cambio de actitud, donde la necesidad de enseñar y aprender a tocar las teclas en el ordenador, navegar por sitios,  etc.,  se comprometa en ese quehacer, a mejorar la calidad de vida.

             ¿No permitiría ello que los usuarios fueran menos consumidores de las tecnologías ( todos los recursos y medios? , enriqueciéndose con contenidos digitales, que al igual que leer, se constituyen en usuarios críticos, activos , autónomos.

       El protagonismo de los gestores de la información, será clave en la inclusión  social, haciendo posible el libre acceso, seleccionar y compartir la información, utilizando gestores de contenidos, buscando compensar las desigualdades en el acceso a las TIC.

    La lectura, proceso dinámico, encuentro entre el libro y el lector permite un espacio  abierto  para la imaginación, la creatividad.

   Dicho espacio se deberá ampliar incluyendo, la alfabetización informacional, como pasos para achicar esa brecha amplia que existe en la propuesta de inclusión digital, en la sociedad.

Al decir de Moreno Marcelo en el diario Clarín Pág.56 -05-10-14, “la progresiva y voluntaria invasión de la tecnología en nuestras vidas”.

 Es así permitimos esa invasión. Sería ponderable además preguntarnos si llega a todos y si estamos preparados para ello.

 

Impresos consultados.

CUEVAS, Aurora % SIMEÄO , Elmira. Coords.-Alfabetización informacional    e inclusión digital: hacia un modelo de inclusión social.—España; edic. Trea. 2011.

OCDE (2009)Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos de OCDE (PISA) –Prueba de competencia lectora 2009. Disponible en: htp://www.pisa.ocde.org/document/25/0334 en32252351_32235731_39733465_1_1_1_1,00.html

Volver